Por los ríos y canales de San Petersburgo puede recorrer toda la ciudad y salir al mar  Báltico. De hecho, justo esta manera de moverse por la ciudad fue concebida por su fundador Pedro el Grande como la principal. Desde este punto de vista la ciudad parece totalmente diferente que desde las calles. Tendrá posibilidad de ver San Petersburgo sin capas culturales, tal, como estaba hace 300 años. 

 

Ofrecemos barcos confortables con capitanes seguros, para cualquier cantidad de pasajeros. El guía acompaña a los turistas en el barco, contándoles leyendas e historias curiosas de los habitantes de los suntuosos palacios, que salen a los canales,  mostrando islas y rincones misteriosos, hacia los que se llega únicamente por vía acuática.